martes, 16 de noviembre de 2010

Guía para Educar a tu Dogo Sordo

·La instrucción “PARA”.

Aguantar una posición es un ejercicio que enseña autocontrol al perro. El perro debe sentarse y marcarle el signo “PARA” (sostener la palma de la mano extendida delante de la cara del perro, una mano o ambas según él). Déle rápidamente un premio, entonces marque el signo “AGUANTA” otra vez, déle un premio, “PARA” y otra recompensa. Si lo hace bien, marque el signo de “CORRECTO” de una manera entusiasta (déjele cambiar de posición y salga).

Gradualmente aumente el tiempo de aguante en la misma posición, así él irá aprendiendo a permanecer quieto por periodos de tiempo (repetir el ejercicio 3 veces y después darle una recompensa y marcarle el signo de “CORRECTO”, “OK”, si ha realizado perfectamente el jercicio). Una vez que parece que nos entiende, procederemos al siguiente paso.

Ponga 3 premios en el suelo delante de él. Mientras que el perro está todavía tumbado, déle un premio rápidamente (no pretenda alargar el tiempo porque esto es un ejercicio nuevo para él). Al principio, podremos sostener al perro por el collar, a veces hay que mantenerlo sujeto para que se quede sentado, impidiendo que se levante para tomar sus premios. Cubra los premios con la otra mano o tápelos con otra cosa.

Dígale “SIENTA” otra vez, y retire los premios. Cuando él comience a entender que las recompensas se retiran, se puede empezar a alargar el tiempo del ejercicio antes que el perro se coma su premio. Agregue gradualmente una cierta distancia (guarde los premios cerca de usted, ponga uno de ellos en alto y el perro se sentirá atraído). No intente marcar la distancia y la duración al mismo tiempo. Si queremos que permanezca más tiempo quieto, tendremos que permanecer más cerca de él. Si desea que permanezca quieto con nosotros alejados de él, hacerlo en periodos cortos. Utilice el sigo de “SALIR” cuando esté seguro que él puede ya moverse y terminar el ejrcicio.

Cuando su perro consiga hacer el ejercicio, prémiele con distracciones (como saltar o hacerle girar, o darle juguetes).

·Enseñando “TUMBA”

“TUMBA” Es otra orden muy básica, pero a veces es difícil de enseñar. La manera usual de enseñarlo es tener el perro sentado, y entonces bajar un premio desde la nariz del perro al suelo. Tenga cuidado de no estar moviendo el premio delante de él, porque a veces el perro se pondrá de pie (con la cabeza baja) para conseguir el premio.

Algunos perros simplemente no se acostarán fácilmente con esto. Otra manera de hacerlo es sentarse o sentarse en cuclillas en el suelo con una pierna delante de usted (se llama hacer el túnel). Coja un premio, y póngalo bajo su pierna para mostrarlo al perro. Llévelo bajo su pierna que debe estar lo bastante baja para que el perro tenga que acostarse para pasar entre las piernas. En cuanto sus codos y barriga estén en el suelo, haga la señal “TUMBA” y le da el premio. Puede usar la señal (ver arriba), palma de la mano hacia abajo entre sus patas, mueva la mano desde el hocico hacia el suelo.

Otra forma más lenta pero que también es efectiva: Sostenga un premio delante de la nariz del perro una vez sentado, y bájelo unos centímetros (lo suficiente para que baje la cabeza). Esté seguro que la cola queda en el suelo, no le de el premio por estar de pie (puede sostener el premio entre su pulgar y la palma, para que su mano está en la posición de “sienta”). Una vez lo haga regularmente, bájelo más. Cuando baje la cabeza al suelo totalmente, mueva el premio cerca del suelo y déselo tan pronto como doble sus patas para tumbarse. Esto puede tomar un tiempo, pero lo conseguirá.

·La instrucción “QUIETO”.

“QUIETO” no es una orden que se use mucho, pero puede ser útil para poder cepillar a su perro, o para ir a la consulta del veterinario. Siéntese con el perro, atráigalo a esa posición pasando un premio por delante de su cara. La mayoría de los perros de levantan para conseguir el premio. Déle el premio, y entonces ponga una mano su cuello o en el collar y la otra debajo de su barriga (para que se quede quieto estando de pie). Intentar mantenerlo unos cuantos segundos antes de que se mueva, después soltarlo. Cuando se acostumbre a esto, puede ampliar el tiempo, y acariciarle por todas partes (incluyendo la cola, dedos de las patas, boca y orejas). Déle más premios si es necesario.

La idea es que el perro esté parado cómodamente, y no le debe importar lo que le estén haciendo. La señal empezará yendo de la nariz del perro con el brazo estirado de derecha a izquierda por delante del hocico del perro), el fin es que el perro se mantenga quieto sin andar para conseguir el premio.

Enseñando a su perro a ser manso.

Enseñar a su perro a ser manso es esencialmente la misma instrucción que la de inhibición de la mordedura. Los cachorros deben aprender que las personas tienen la piel muy sensible, y que deben tener mucho cuidado con sus dientes.

Este es un proceso que empieza con sus hermanos cuando son cachorros. Cuando un cachorro muerde a otro cachorro demasiado fuerte, el cachorro chilla y corre lejos. El cachorro que mordió demasiado fuerte, aprende que los juegos difícilmente son divertidos cuando muerde fuerte. Enseñar a un cachorro a ser manso es una continuación de esto. Obviamente, con un perro sordo, chillar no ayudará, pero sí retirarle la atención que quiere. Debe ser un proceso gradual. Empiece echando sus manos hacia atrás y levantándose cuando el perro le muerde demasiado fuerte. No aparte sus manos demasiado rápidamente, pueden volverse un juego para él.

Si su cachorro intenta seguirlo, átele a algo antes de empezar esta lección. Cuando aprenda, haga gestos de dolor de forma que baje gradualmente la fuerza, hasta que su perro entienda que los dientes en la piel humana son una cosa mala.

·Enseñando “SIENTA”.

“SIENTA” es una de las cosas más básicas que se le enseña a cualquier perro (y probablemente una de las más fáciles). Empiece sosteniendo un premio delante de la nariz de su perro, y entonces lo retira hacia atrás de sus orejas hasta que se siente. Tenga cuidado de no levantar la mano, o el perro probablemente saltará hacia el premio en lugar de estar sentado. Practique esto unas veces, y entonces empiece a trabajar con la señal de la mano.Puede usar la señal (ver dibujo), poniendo el premio entre su dedo pulgar y la palma mientras hace la señal. Una vez el perro la conozca, no necesitará los premios en la mano.

·Enseñándole “NO”

“NO” es probablemente la fórmula más sobre utilizada en el entrenamiento del perro.

Es mejor decirle al perro lo que puede hacer, en lugar de simplemente gritar “NO” todo el tiempo. ¿Por ejemplo, si su perro salta sobre usted cuando llega a casa, que le enseña si le dice “NO” para que no lo haga? Entenderá que no está contento cuando salta, pero no sabe qué tiene que hacer a cambio. Así que pruebe algo más y consiga otro “NO”. Esto podría seguir durante un rato mientras que el perro intenta deducir que conducta es la adecuada para saludarle (su perro podría llegar a deducir que no le gusta que le salude). Es mucho más fácil decirle “sentar” ó “parar”. Tiene que decirle al perro lo que es “correcto”.

Se debe enseñar al perro 2 versiones distintas del “NO”. Una (como el “sienta”) para los problemas menores, y otra (como el “para”) para los problemas grandes. Además debe acompañar la orden de gestos corporales como agitar la cabeza y cerrar los ojos (evitando así el contacto visual del perro con su mirada). En casos más graves (p.e. evitar que cruce una calle) podrá usar el “para” acompañado de una expresión corporal de muy enfadado y con cara “muy mala”. Este último sólo debe usarse después de que el primero ha fallado, ya que si lo hace demasiado, no será de gran efectividad cuando lo necesita.

·Enseñándole la palabra “BIEN” (correcto, adelante, si).

Enseñarle una palabra de “liberación” también es importante. Si no dice a su perro cuando es correcto que se mueva ó que ande, tendrá que decidirlo solo. Obviamente, si está enseñando a su perro a quedarse “quieto” tendrá que decirle cuando termina la orden. O si van a salir, cuando puede pasar por la puerta. Es una cosa bastante simple de enseñar. Siempre que termine de practicar algo, hágale la señal de “correcto” antes de seguir al próximo ejercicio.

·Enseñándole el signo “PERRO BUENO”

¡La primera cosa a enseñar a su perro es una señal para “perro bueno”! No existe una señal específica y puede usar la que crea mejor. Para enseñársela, siéntese con su perro y unos cuantos premios muy sabrosos. Use su “señal buena”, y dé un premio al perro. Repita esto varias veces (aproximadamente 3 a 10 veces). Entonces haga su señal y vea lo que pasa. Si le mira como diciendo “bien, ¿dónde está mi premio?”, ¡es que lo ha entendido! Déle el premio.

·Enseñándole “MIRAME (atento a mí)”.

Hay dos teorías para enseñar “mírame”. Uno es enseñarlo como un hábito (algo que el perro debe hacer mucho), y el otro es enseñarlo como una orden (cuando se le da la señal).

Para enseñárselo como un hábito, coja un premio y póngaselo al perro delante de su nariz, luego lléveselo hasta tu nariz al mismo tiempo que dices “bueno”, y dale el premio al perro entonces. La idea es que tu perro te mire a los ojos. Practica esto durante unos días. Entonces ve al próximo paso, y sostén el premio a unos 30 centímetros de tu nariz pero hacia un lado. El perro probablemente mirará el premio. Espera hasta que tu perro se ponga impaciente, y te mire como diciendo ¿y bien, donde está mi premio? Rápidamente hazle la señal o caricia de “perro bueno” y le das el premio. Al principio, todo lo que conseguirás es una mirada rápida, pero poco a poco conseguirá que el perro te mire a los ojos. Puedes sostener el premio cada vez más lejos (con otra mano, el brazo extendido, detrás de ti, etc.). La idea es que el perro entienda, que esté donde esté el premio, la única forma de conseguirlo es después de mirarte.

Enseñar “mírame” como una orden es muy similar, sólo que confirmas “mírame” con una señal.

No importa qué método uses para enseñar a tu perro, lo importante es premiar el contacto visual del perro cuando lo notes, incluso cuando sea al azar. Simplemente sonríe, y dale un premio cuando te mire.

·Entrenamiento con comida.

Los premios deben ser pequeños, y rápidos de comer. Perderá la efectividad adquirida si el perro tiene que masticar y tragar su premio. Normalmente los favoritos son los suaves y “sabrosos”. Puede darle un trozo de salchicha, queso, restos de pollo, zanahoria, fruta, cereales, etc. No es necesario comprar los premios en la tienda, su perro no sabrá que está comiendo “comida de personas” y a menudo los premios pre-hechos contienen cosas que no son muy buenas para su perro.

A menudo las personas creen que su perro no obedecerá a menos que tenga comida en la mano. La comida se usa como un “señuelo” para conseguir la conducta deseada, y como un “premio” para la conducta correcta. Nunca debe usarse como un “soborno” si el perro sabe la reacción correcta (en otros términos, no sostenga un premio delante de su perro y haga luego la señal de “siéntate”). Para impedir que el perro esté pendiente de los premios, deben evitarse una vez que el perro sepa como obedecer totalmente.


-Pautas básicas:

  • No intente entrenar a su perro justo después de comer. Si está lleno, no estará interesado.
  • No le entrene cuando usted o su perro estén enfermos o disgustados. Esto únicamente les hará infelices.
  • Intente que sus sesiones de entrenamiento sean cortas y frecuentes. Con suerte, 5 a 10 minutos, 3 veces al día, no tienen la misma concentración que nosotros.
  • Termine siempre con una nota positiva. Si está probando algo nuevo, y su perro no lo está consiguiéndolo, regrese a algo que sepa hacer bien ya.
  • Cuando el perro está aprendiendo algo por primera vez, prémiele cada vez que lo haga.
  • ¡Cuando el perro haga todo completamente correcto, el premio debe ser grande! Esto se llama un “premio gordo” y debe ser en relación con lo que habitualmente le da. Muchas alabanzas, y entrenamiento libre para esa sesión.
  • No intente atosigar a su perro. Todos los perros aprenden en diferente medida. Vaya al ritmo que marca su perro.
  • Entrénelo en un lugar tranquilo y donde no se distraiga, y vaya aumentando la dificultad del lugar gradualmente. Por ejemplo, primero en casa, después en la acera de la calle, con otros perros, etc. Su perro necesita aprender que puede hacer lo que le ordena, sin importar lo que pasa a su alrededor.

-Convirtiendo los signos en un premio:

  • En lugar de tener el premio visible, sosténgalo detrás en la espalda, o póngalo en su bolsillo.
  • Premie sólo las actuaciones mejores y después de que haya aprendido la orden completamente, (sólo tenga el cuidado de no esperar más de lo que él es capaz). Sustituya el premio por la señal “perro bueno” para las actuaciones regulares.
  • Cuando mejore, pídale que haga más de una cosa para conseguir su premio.
  • Mezcle el “premio sin comida”, como acariciarle o jugar (con tal de que a su perro le gusten esas cosas, acariciarle no es un premio si a su perro no le gusta).
  • Guarde premios escondidos en los lugares de entrenamiento del perro alrededor de la casa. ¡Su perro nunca sabrá cuando decidirá usted que ha merecido un premio!
  • Con bastante práctica, las contestaciones serán automáticas, y no requerirá de premios (excepto en las ocasiones especiales y sólo por diversión).
  • ·La instruccion “DEJALO” (suelta).
  • “DEJALO” es una manera de decir al perro que no puede tener cualquier cosa que quiera. Para enseñarlo, sostenga un premio en una mano con la palma abierta (si hace la señal con su mano derecha, sostenga el premio con la izquierda, y viceversa). Hacer la señal “DEJALO”, y cuando el perro intente tomar el premio, cierre su mano y déle la vuelta. No levante su mano o la retire, el perro probablemente olfateará o lamerá su mano, o quizás intentará tocarla con su pata.

    Cuando el perro desista y se levante o intente alejarse, aunque sea sólo por un segundo, marque la señal de “OK” y déjelo (todavía no mueva la mano). Lo que estamos haciendo es poner en práctica que su perro no puede tomar su premio salvo que se lo indiquemos. En el futuro, podremos sostener un premio bajo su nariz y él no lo tocará. Una vez que aprenda esta lección, podremos marcar “DEJALO” con respecto a otras cosas, (por ejemplo evitar que coja los alimentos de la mesa). Necesitará practicar, empezando lentamente (por ejemplo poner el alimento en el suelo, después en una mesa, etc.), pero llegará a conseguirlo.

    ·Enseñando “VEN” y “SIGUEME”.

    Lo más importante de este aprendizaje, es que nunca debemos castigar al perro porque él se acerque hacia nosostros. ¡Esto incluye bañándole, arreglo de uñas, o cualquier cosa que a su perro no le guste!,

    No importa lo que él estuviese haciendo antes de llamarle, lo único que importa es que él viniese cuando se le llamó. Si el perro está portándese mal, o necesitamos hacerle algo que sabemos que no le gusta, lo que hay que hacer es ir a buscarlo. Así no le haremos dudar en la orden recibida. Cuando le enseñemos la orden “VEN”, no hay que mostrar titubeo al perro.

    La señal de “VEN” es el brazo hacia arriba ir bajandolo con la palma de la mano hacia abajo.En otras palabras, no llame a su perro si no está seguro de ello. Una vez qu él entienda que así se le acariciará, ya no tendrá por lo que preocuparse. Esta confianza sólo se consigue con la práctica.

    Enseñar “VEN” es como cualquier otra lección. Generalmente, se utilizan dos maneras para que el perro se acerque. Utilizará “VEN AQUI” cuando el perro esté cerca de usted. En ASL se muestra un signo para “VEN” que funciona muy bien. EL otro es un gesto demasiado general, utilizado sobre todo cuando el perro está más lejos de nosotros (a veces tendremos que hacer algún movimiento brusco para llamarle la atención).

    El “VEN AQUI” se utiliza de una manera más casual, realmente no nos importa mucho si deseamos que el perro venga o no (si estamos yendo de la cocina al dormitorio por ejemplo, o llamarle para hacerle una caricia). No necesitamos darle una recompensa por hacerlo, con unas caricias tiene suficiente recompensa,

    Mientras le enseñamos “VEN”, especialmente si el perro es mayor y no ha tenido buenas experiencias previas, probablemente sea una buena idea utilizar una correa en el collar del perro. ¡Nunca se la deje puesta si no podemos supervisarlo!. Puede ser bastante corta para dentro de la casa (12 o 18 cm.), y más larga para el exterior (60 cm.). ¿No utilizaremos la correa para tirar del perro hacia nosotros!. Reuna unos deliciosos premios, y anime a su perro que se acerque (si es lento, de unas vueltas a su alrededor, entonces intentará darse prisa para cogerlos). Si su perro piensa que le llamamos solamente para jugar, lo le apetecerá acercarse, practicar esto por lo menos 3 veces en cada sesión de entrenamiento. Pronto podrá dejar de usar la correa porque cuando venga hacia nosotros ¡será algo maravilloso!.

    ·Enseñándole “VE” y “VETE” (MUEVETE).

    “VE” y “VETE o MUEVETE” son muy similares, pero levemente diferentes. “VE” lo utilizaremos para que el perro vaya a un lugar concreto o hacia una dirección segura. “VETE” para que se vaya inmediatamente del lugar que está.

    Enseñar “VE”, empezaremos con el perro sentado a nuestro lado. Dígale “quieto”, después pondremos una recompensa en el suelo a una distancia cercana. Volver junto al perro y marcarle “VE” (hay que señalar hacia el premio). El debe ir a coger su premio.

    Después de practicarlo varias veces, ponga los premio en dos o tres pequeño frascos (pequeños botes de fotografías van bien). Haga que su perro se siente y se quede quieto de nuevo. Ponga los premios en diversos lugares. Dirija su perro a uno de ellos. Si él va al frasco, rápidamente déle el premio (abra el envase con sus manos). Si el perro va a un lugar incorrecto, niéguele con su cabeza y haga que vuelva a su sitio para volver a intentarlo de nuevo. Una vez que el perro entienda donde debe ir, no utilizar las recompensas, el perro debe conseguir ir donde se le dice, haya o no comida visible.

    Para enseñar el signo “VETE o MUEVETE”, primero marque el signo y después acérquese a él. Cuando lo haga bien, marque el signo de “BUEN PERRO”, déle un premio, y después trabaje con él en otras cosas durante algunos minutos, antes de intentarlo otra vez. Al cabo de un tiempo, el perro entenderá que “VETE o MUEVETE” es la manera correcta de hacerlo.

    • ·Enseñándole a “PASEAR” tranquilo.

    Los perros tiran de su correa, sin mala intención, cuando salen a pasear. Siempre que salen a pasear tiran de la persona con fuerza, ellos no saben que esa no es la forma correcta de realizar un paseo.

    Es más sencillo enseñar a un perro desde cachorro, que aún no tiene malos hábitos, a pasear despacio, pero también se puede conseguir con un perro adulto.

    Lo primero que debemos enseñar al perro es a caminar despacio con unas correas y después sin ella. Comience con un puñado de premios, aproveche que el perro esté jugando y cuando camine a su lado déle una recompensa. Cuando el perro lo haga más a menudo, marque el signo, (puede hacerlo dando unos golpecitos a nuestra pierna o cadera). Una vez que el perro haga bien esta parte, introduciremos el paseo con la correa. Lo intentaremos por ejemplo en un jardín, una vez que lo consiga allí, pasaremos a intentarlo en la acera.

    Para los perros que ya son “grandes tiradores”, debemos usar un bozal (pero no un bozal normal, es una correa que le amarra desde la boca). Hay barios fabricantes, pero todos funcionan básicamente de la misma forma. Son como los bocados o arneses utilizados con los caballos; cuando el perro tira, su cabeza da la vuelta y su cuerpo debe seguir. Una persona bajita puede caminar con un perro fuerte y grande usando uno de éstos. La mayoría de los perros se opondrán al principio (como cuando se les pone una correa y un collar la primera vez). Necesitaremos de la voluntad de ambos y paciencia para conseguir que el perro quiera usarlo, pero la mayoría lo conseguirá. La única y verdadera desventaja es que mucha gente pensará que su perro está usando un bozal (a pesar del hecho de que el lazo no está alrededor de su nariz y de su morro, la boca puede abrirse y sacar la lengua).

    Otra manera de enseñar a un perro a no tirar, y quizás la mas sencilla es parar de andar siempre que su perro tire (normalmente se volverá para saber por qué estamos parados), otra es ir en el sentido contrario cuando él tire.

    A veces lo mejor es hablar a con un amaestrador para que le ayude, pues algunas técnica realmente necesitan ser demostradas para que sean eficaces.

    Hay que ir más lejos.

    La primera regla para el entrenamiento acertado del perro, es ser más inteligente que el perro. Algunas razas son más fáciles de entrenar que otras.

    Pueden hacer muchas actividades juntos. Algunos perros se divierten haciendo diferentes trucos, como levantar sus patas delanteras, dar vueltas sobre sí mismos, etc. El único límite es su imaginación.

Información obtenida de: http://elblogdeperros.elblogdejuegosonline.com/tag/educar-a-perros-sordos/

No hay comentarios:

Publicar un comentario